En defensa de los intereses de Sevilla y los sevillanos

Es cierto que hablar de nuevo curso político a partir de septiembre es una convención y una costumbre muy extendida, pero en nuestra labor de oposición no contemplamos distinciones ni parones. De hecho, durante todo el verano hemos mantenido un constante y fructífero trabajo para defender los intereses de Sevilla y los sevillanos, que ha tenido su reflejo en los medios de comunicación, aunque es cierto que la actividad general del Ayuntamiento disminuya en agosto. Por eso nuestro trabajo no va a ser diferente a partir de ahora, sino que continuaremos ejerciendo una oposición firme pero constructiva, anteponiendo siempre el interés de los sevillanos y dispuesto a ayudar en lo que sea necesario siempre que sea bueno para la ciudad.

Por ello, nuestras prioridades seguirán siendo las mismas y nuestros esfuerzos irán encaminados a conseguir los mismos objetivos que hasta ahora. Por ello seguiremos luchando para conseguir unas ordenanzas fiscales y unos presupuestos justos, que permitan cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos y contribuyan a la creación de empleo y riqueza, no como los actuales, que suponen una subida de impuestos injusta y brutal que castiga a todos los sevillanos. Y que Espadas no se venda, que primen siempre los intereses generales de los sevillanos. Sevilla necesita un modelo de gestión sólido, no sometido a los vaivenes de la búsqueda de apoyos, que acabe con la ciudad dormida que sigue el viento de cola y la inercia. Espadas tiene que asumir ya su condición de gobernante.

Además, los servicios públicos se han resentido considerablemente durante el último año, no lo digo yo, nos lo han trasladado vecinos y comerciantes de diferentes barrios de la ciudad. Desde comienzos de año las quejas han sido continuas. Los sevillanos tienen que contar con unos servicios públicos que mantengan la calidad y la estabilidad de la que disfrutaban durante nuestro Gobierno y es fácil hacerlo a través de unas empresas que mantengan su carácter público y que sean eficientes. Que las calles estén limpias y seguras, que el transporte público funcione bien, que los parques y jardines estén cuidados, los colegios renovados y la cultura y el deporte sea accesible para todos.

Por otro lado, la atención de los sevillanos en todos los distritos se ha deteriorado muchísimo y así nos lo hacen saber a diario en numerosos barrios. Nuestro modelo de delegados de distrito con dedicación exclusiva a los distritos y el trato personal y directo que se ofrecía a los sevillanos ya no existe y eso perjudica notablemente a la ciudad. Ya no es sólo que el señor Espadas no haya avanzado nada en la descentralización, es que ni siquiera reciben a los sevillanos que así lo solicitan, algo que no podemos consentir.

Del mismo modo, seguiremos trabajando para que salgan adelante proyectos que están paralizados por la dejadez o el revanchismo del Gobierno de Juan Espadas, hemos perdido un año sin que se haya dado ni un solo paso en cuestiones fundamentales, algunas de las cuales ya estaban cerradas o muy avanzadas, y que sufren una preocupante paralización sin ninguna justificación, como el futuro de Altadis, la Gavidia, la Ciudad de la Justicia, la rehabilitación de barrios con necesidades…Dentro de los proyectos paralizados hay uno que es fundamental para Sevilla y en el que ya no basta con buenas palabras y promesas, que es la construcción de la red completa de metro. Los sevillanos han sido hasta ahora muy pacientes y comprensivos con la situación económica, pero no quieren ni pueden ser menos que otros ciudadanos andaluces, por lo que ya es hora de que la Junta de Andalucía impulse un proyecto en el que el Gobierno central también debe colaborar y el señor Espadas tiene que ser reivindicativo y anteponer las necesidades de los sevillanos a los intereses de su partido. Otro asunto prioritario es el problema de movilidad que se va a plantear en el entorno de la torre Pelli. Espadas desechó el puente que propusimos y ahora no tiene soluciones para afrontar el previsible caos de tráfico que se va a formar.

En definitiva, seguiremos haciendo lo que hemos venido haciendo hasta ahora: Trabajar por Sevilla y por los sevillanos para que la ciudad funcione como los sevillanos, empresarios, comerciantes y turistas se merecen.