Gobernar con intransigencia en contra de la mayoría

Hace más de un año que venimos advirtiendo de las consecuencias que podía tener para el avance de la ciudad y para los sevillanos la no ejecución de los presupuestos en tiempo y forma y siempre el señor Espadas hacía caso omiso a estas advertencias y sugerencias.

Alertamos igualmente de que la tramitación de las ordenanzas fiscales fue un caos repleto de desorganización e irregularidades. No contento con eso, el señor Espadas y la señora Castreño impidieron debatir y votar las enmiendas presentadas por dos grupos de la oposición en el Pleno de aprobación del Presupuesto. Algo que, evidentemente, denunciamos porque se trata de una ilegalidad, y así lo ha constatado una sentencia del TSJA que declara nulo el presupuesto por atentar contra los más elementales principios democráticos y constitucionales de legalidad. Por este motivo, pedimos la dimisión o destitución de la Presidenta del Pleno, Carmen Castreño, algo que apoyan todos los grupos políticos menos el PSOE, que no quiere escuchar lo que es un clamor, a pesar de que así fue aprobado por una amplia mayoría en el Pleno. Alegar que es potestad del alcalde decidir quién preside el Pleno es una torpe excusa de quien insiste en gobernar en contra de la mayoría, pues los cuatro grupos de la oposición le hemos dicho alto y claro que la señora Castreño no puede seguir ni un día más como presidenta.

Hacemos oposición para ayudar e intentar sacar adelante todos los proyectos que sean beneficiosos para la ciudad, por el bien de Sevilla y de los sevillanos. Por eso, por responsabilidad y para no perjudicar a los sevillanos, en su momento decidimos no acudir a los tribunales y preferimos agotar la vía administrativa para pedirle que se tramitaran las modificaciones correspondientes para que no se repitiera una situación como esta. Pero no obtuvimos la respuesta que esperábamos y los sevillanos no se merecen pagar las consecuencias de una mala gestión y actitud intransigente. Es una pena que Sevilla sea de nuevo noticia a nivel nacional por un nuevo desastre propiciado por el gobierno de la ciudad como es atentar contra los derechos democráticos y constitucionales de la oposición, después de haberlo sido por alimentar los peores tópicos sobre Sevilla con el referéndum de la Feria.

Es muy grave, y enormemente preocupante, la incapacidad y la falta de transparencia por parte del señor Espadas a la hora de gestionar los asuntos importantes de la ciudad. En este último año hemos estado viendo constantes modificaciones presupuestarias por imprevisión, la última de ellas de 2,1 millones de euros que el señor Espadas ha eliminado del Plan de Vivienda Digna, en un nuevo incumplimiento más.

En definitiva, no se puede gestionar a base de impulsos, de rectificaciones constantes y con intransigencia porque es incompatible con los principios constitucionales de legalidad y sobre todo porque afecta al desarrollo y avance diario de nuestra ciudad. Después de casi un año y medio en el gobierno creo que es hora de gestionar los temas de la ciudad pensando en los sevillanos y en el bien de Sevilla.